En nuestro día a día, casi sin darnos cuenta, consumimos productos que están catalogados como mercancías peligrosas. Estamos acostumbrados a ellos y normalizamos con toda la calma su compra y consumo sin percatarnos del riesgo que puede comportar su transporte o tratamiento inadecuado.

De hecho, es totalmente habitual ver cada día en las carreteras camiones cargando este tipo de mercancías. De ahí la importancia y responsabilidad que tienen las personas que conducen estos camiones con productos que, además de peligrosos, son esenciales e incluso necesarios y deben llegar en las mejores condiciones de seguridad a su destino.

Están tipificadas como mercancías peligrosas aquellos materiales u objetos que presentan un riesgo para la salud, la seguridad o bien que pueden producir daños en el medio ambiente, propiedades o personas. Hay distintas categorías en función de sus características químicas y su grado de peligrosidad, pero se estima que existen más de 12.000 tipos de mercancías peligrosas catalogadas.

Este tipo de mercancías se dividen de la siguiente manera, teniendo en cuenta la composición química y el nivel de peligro que pueden representar:

– Materiales y objetos explosivos: Materiales que, sometidos a diversas condiciones, pueden generar reacciones explosivas.
– Gases: Se subdividen en tóxicos, no inflamables e inflamables.
– Sólidos inflamables: Se trata de sólidos que ante algunas circunstancias pueden producir o desencadenar en combustión espontánea.
– Sustancias comburentes: Un ejemplo de estas sustancias es el nitrato amoníaco.
– Materias tóxicas: Cómo el cloruro.
– Materias radiactivas: Como el caso del uranio y el plutonio, materiales radiactivos extremadamente contaminantes.
– Materias corrosivas: Como el ácido sulfúrico.
– Materias y objetos peligrosos: Como, por ejemplo, el hielo seco.
– Líquidos inflamables: El más común de todos ellos es la gasolina.

¿Qué medidas preventivas se deben tener en cuenta para el transporte de estas mercancías?

– Los camiones o cisternas que transporten mercancías peligrosas deben llevar bien visible la identificación suficiente para que todo el mundo sepa de la naturaleza del producto que se transporta: dos paneles rectangulares de color naranja con bordes y números negros, retrorreflectantes y visibles. Uno en la parte delantera y otro en la trasera.
– Los transportistas de mercancías peligrosas deben estar en posesión del certificado ADR que acredita que han recibido una formación reglada sobre condiciones de seguridad y como identificar las acciones que deberán realizar en cada situación, sobretodo en caso de accidente.
– La mercancía que se transporta en el camión debe estar correctamente etiquetada conforme a la ley.
– El camión de transporte debe haber superado satisfactoriamente todas las inspecciones obligatorias

Es importante conocer que si no se siguen estas medidas estipuladas se incurrirá en infracciones o delitos hacia la salud pública

  • Noelia Platero

Leave A Comment