Obviamente lo mejor para nuestro vehículo es conducir con el depósito lleno. De hecho, una de las afirmaciones que más se repite en los libros de conducir es que circular en reserva es malo para el coche. Y hay mucha verdad en esta afirmación, pues conducir en reserva puede traerte gastos innecesarios… Puedes dañar la bomba de combustible, debido a que debe realizar un mayor esfuerzo para absorber la poca gasolina que queda en el depósito, la escasa cantidad de combustible puede generar burbujas de aire que también pueden poner en peligro la integridad de la bomba y, además, aumentan las posibilidades de que la bomba succione las impurezas que descansan en el fondo. ¡Vamos! ¡Nada recomendable!

Aunque a veces no resulta fácil encontrar un lugar para repostar…

Por eso existe la reserva, para poder recorrer unos kilómetros más sin quedarnos parados en mitad de la nada. Pero lo que quizás no contemplamos es que los litros de reserva pueden cambiar radicalmente entre tu vehículo y el de tu vecino. Así que ¡no te fíes!

Entonces… ¿Cuánto dura la reserva? Cuántas veces nos habremos cuestionado si experimentar qué sucede si conducimos apurando el combustible al límite o bien lo dejamos para otra ocasión.

¿Nuestro consejo? No apures. Tan pronto salte el aviso de reserva para y repuesta. Aún mejor, hazlo antes de que salte el aviso. Conducir con el depósito bajo mínimos, como ya hemos comentado, es muy malo para la mecánica, una aberración desde el punto de vista de la seguridad y un riesgo económico. Además, si te quedas «tirado» en el arcén por haber agotado el combustible te puede caer una bonita multa. Y da gracias que no te apliquen un recargo por «alcornoque».

Por norma general los turismos tienen una reserva que permite circular entre 50 y 120 kilómetros. Todo va en función de la medida del depósito, que suele estar relacionado con la medida del coche. De todos modos, el libro del vehículo lo especifica. Sí, es aquel libro que llevas perdido por la guantera, que no has leído en tu vida y que sólo buscas cuando se enciende alguna lucecita del salpicadero 😉

Por lo tanto, si a pesar de todo lo que te hemos explicado te quedas en reserva y no encuentras una gasolinera cerca, ten en cuenta los siguientes consejos que te ofrecemos en Autoescoles Verdaguer para ahorrar combustible:

– Alarga marchas
– Frena menos (mantén una distancia de seguridad adecuada con el coche que tengas delante).
– Levanta el pie del acelerador siempre que puedas.

  • Noelia Platero

Leave A Comment