La nieve es muy bonita y muy esperada cada invierno, sobre todo para los amantes de deportes como el esquí o el snowboard. Sin embargo, bajo su apariencia pacífica puede resultar un verdadero peligro, sobre todo para conducir. Por suerte hay algunas técnicas para evitar resbalones durante nuestros desplazamientos esta Navidad (si nos lo permiten) hacia los lugares del planeta donde la nieve se amontona para hacernos disfrutar. Así nos lo explican en vulco.es

Las marchas, cuanto más largas, mejor
Circular en marchas largas, incluso en el arranque, es fundamental cuando conducimos sobre nieve. La razón es que de esta manera evitaremos que las ruedas motrices patinen más de la cuenta por un exceso de potencia.

Sin prisas y sin nervios
Siempre es mejor dejar las prisas y los nervios en casa antes de coger el coche, pero si se debe conducir con nieve, es fundamental. Conviene conducir relajado, sin dar golpes de volante ni realizar adelantamientos innecesarios. Tampoco se debe frenar bruscamente, sino pisar el pedal con suavidad y de manera progresiva. Si se pierde el control del vehículo, es mejor recuperarlo con el volante, sin tocar el freno o el acelerador.

Ver y ser vistos
Las luces de cruce deben ir siempre conectadas al conducir sobre carreteras nevadas. Esto nos permitirá ver mejor y también ser vistos por otros usuarios de la vía. También conviene revisar el estado de las escobillas limpiaparabrisas y del sistema de climatización para evitar que el coche se empañe.

Depósito y pilas cargadas
Tanto el depósito de combustible como la batería del móvil tienen que ir al máximo de carga. Así, si nos encontramos en un atasco, para asegurarnos de que la calefacción funcionará. Si lo que necesitamos es pedir ayuda, un teléfono funcional es la mejor opción.

nieve carretera

nieve carretera

Ojo a las placas de hielo
Si en la nieve en la carretera sumamos placas de hielo, el peligro se multiplica. Lo más aconsejable en estos casos es no frenar, sobre todo si el coche no dispone de ABS. Si además se acelera fuertemente, se pueden bloquear las ruedas traseras (sobreviraje) o las delanteras (subviraje). Por eso, lo mejor es mantener una velocidad constante hasta que se salga de la placa de hielo.

Cadenas y neumáticos de invierno
Si la nieve va a aparecer en algún momento del trayecto, las cadenas no deben faltar en un coche, ya que su utilización puede ser incluso obligatoria según las condiciones. En caso de que la nieve forme parte de nuestro paisaje habitual, lo que es recomendable es montar neumáticos de invierno, especialmente si la temperatura no suele subir de los 7ºC.

Un último consejo: no olvides visitar tu taller de confianza si decides emprender un viaje largo hacia algún destino nevado. Este hábito puede ser la diferencia entre una situación desagradable y un trayecto con final feliz.

Durante las formaciones en Autoescoles Verdaguer te explicamos éstos y otros trucos sobre conducción para que tu experiencia al volante sea siempre responsable y segura.

  • Autoescoles Verdaguer

Leave A Comment