Con la llegada del nuevo año llegan también los buenos propósitos para mejorar algunos aspectos. Y porqué no, no está de más mejorar nuestra manera de conducir para aumentar la prudencia y seguridad al volante, la tuya y la de los que te rodean.

Aunque nos creemos los dueños de la carretera al volante, no siempre conducimos con tanto acierto como pensamos. A veces por desidia, otros para curiosear y en algunos casos por desconocimiento, se olvidan hábitos básicos que ayudan a conducir mejor, con la seguridad añadida que ello aporta.

Conducir bien resulta más sencillo de lo que puede parecer, sólo hay que poner en práctica algunas técnicas. Inicialmente pueden requerir de una atención especial para llevarlas a cabo, pero en poco tiempo se automatizarán y servirán para que la habilidad al volante se refuerce. Y hay que empezar a practicarlas incluso antes de poner la primera …

mujer cogiendo volante a las 10 y 10

Siéntate bien:

Sí, parece evidente, pero generalmente con el tiempo cogemos vicios y dejamos de sentarnos tal como nos habían enseñado en las prácticas. A veces nos sentamos demasiado cerca del volante y en ocasiones demasiado lejos. Como siempre, lo ideal es el término medio. Hay que buscar la distancia exacta que permita pisar los pedales flexionando ligeramente la rodilla. Y en cuanto a la distancia con el apoyo, buscar la distancia aproximada que marca la muñeca de cualquiera de los brazos, que debe colocarse de manera natural sobre la parte superior del aro del volante.

No cruzar nunca las manos:

Lo más conveniente es conducir con las manos colocadas en las 10 y 10 del volante, para que no sea necesario cruzar las manos cuando se debe hacer un giro.

Mirar adelante lo más lejos posible:

Ya os lo enseñamos en la autoescuela … No te quedes embobado mirando lo que tenemos delante de las narices. Siempre mirar adelante, lejos, para estar alerta de lo que nos depare la carretera.

Anticipación:

Precisamente mirando a lo lejos es como también ganaremos anticipación, a fin de saber interpretar lo que viene, el trazado de la carretera, el estado del tráfico, una maniobra repentina de un vehículo, la aparición de un peatón… Por eso es vital mantener la atención y la concentración.

Las curvas no son el enemigo:

No te preocupes tanto con las curvas. Como ya os hemos explicado se debe anticipar. Anticipando llegaremos al punto máximo de giro con el vehículo totalmente controlado para evitar cualquier maniobra en ese instante crítico. Para ello se ha de frenar en el momento adecuado y girar a la velocidad justa.

Además también puedes contar con la inestimable ayuda de la Revista de la DGT . Allí encontrarás toda la información para estar al día en lo que a seguridad en la conducción concierne.

Y si tienes más dudas ¡No te preocupes! En Autoescoles Verdaguer te las resolveremos con casos teóricos y prácticos.

  • Autoescoles Verdaguer

Leave A Comment